BANDO RESTRICCIONES A LA CIRCULACIÓN Y AL ESTACIONAMIENTO EN EL CAMINO LA COSTA DE PUNTA DEL HIDALGO

Primero.- El 22 de junio de 2020, se dicta un Bando por esta Alcaldía donde se estableció la  prohibición de circulación en Camino de La Costa a todo tipo de vehículos, autorizándose a los propietarios de las fincas para acceso a sus propiedades y recolección de producciones agrícolas y a los residentes a sus viviendas. También se estableció una prohibición al estacionamiento de cualquier tipo de vehículo en la zona reseñada anteriormente, con algunas excepciones. No obstante, dicho Bando se fundamentó en la pandemia declarada durante esas fechas y la consiguiente necesidad de adoptar medidas para garantizar la distancia interpersonal, así como ejercer un debido control, evitando aglomeraciones.

De esta forma, el Camino de La Costa pasó a ser uno de los espacios del municipio designados donde se podía realizar una actividad física no profesional al aire libre durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, garantizando en esos espacios la mínima circulación de vehículos, la ventilación y limpieza de las zonas, en prevención de los riesgos de contagio, asegurando una movilidad segura.

 

Segundo.- Asimismo, en noviembre de 2020 la Gerencia de urbanismo contrató a un equipo multidisciplinar que se encargó de elaborar un estudio a nivel de anteproyecto sobre las intervenciones que se pudieran llevar a cabo en el actual marco normativo, al objeto de poder acceder a los fondos de recuperación económica del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia 2021 – 2023. El documento fue elaborado y presentado en diciembre del mismo año, pudiendo extraerse de la Memoria del mismo las siguientes consideraciones;

 

Para finalizar, podemos citar como último antecedente reciente, el Bando de la Alcaldía que se dicta en el mes de mayo de 2020, con el siguiente enunciado: “Alteraciones del tráfico con motivo de la “restricción de uso de la vía por distanciamiento social”, durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, en Punta del Hidalgo, Camino de La Costa”, cuyo resultado más destacado es el cierre del camino de La Costa al tránsito rodado indiscriminado de todo tipo de vehículos de combustión.

 

Esta situación de cierre del camino La Costa al tráfico rodado, puede considerarse como el primer paso real y efectivo para la ordenación del litoral de la Punta del Hidalgo. Recuperado el espacio para la convivencia ciudadana y el paseo, pueden empezar a plantearse cuestiones relativas a la recuperación ambiental de la rasa costera.

 

(…)

 

Pero con todo, era sin duda el tránsito indiscriminado de vehículos por el camino construido sobre la rasa costera lo que ocasionaba el mayor impacto para las actividades vinculadas a la recreación, esparcimiento y uso público, puesto que el paseo se convertía en una sucesión de obstáculos que los usuarios tenían que salvar. El tráfico de doble dirección entrada y salida, y los coches y caravanas estacionados en la zona exterior del camino, impedían pasear en condiciones de sosiego y tranquilidad y contemplar el horizonte marino, situación que, como ya hemos analizado, ha sido recientemente solventada.

 

La eliminación del tráfico rodado eleva a primer término la acción de restauración o recuperación del litoral como la medida imperante y más urgente a adoptar, tanto por razones legales que obligan a conservar y potenciar los recursos existentes en el litoral, como por razones derivadas del acondicionamiento de la rasa para el uso y disfrute público en condiciones de seguridad y calidad.

 

(…)

 

El criterio general que debe presidir cualquier intervención en el litoral de la Punta del Hidalgo es la compatibilización del uso público con la debida protección y conservación de los recursos patrimoniales (ambientales y culturales) existentes en el ámbito de intervención. Este principio, que enlaza directamente con la noción de desarrollo sostenible, se convierte en el ámbito espacial de intervención, en la línea maestra por la que debe discurrir el análisis ambiental y territorial previo a la intervención. No obstante, facilita esta labor la toma de conciencia de que cualquier intervención destinada a provocar la más ajustada interrelación entre el parámetro del uso público y la protección de los recursos, suma una mejora y añade calidad a una porción del litoral tinerfeño que proviene del abandono institucional casi en su totalidad. Se parte de una situación desfavorable, pero que ahora, tras el cierre del camino y la Costa al tráfico rodado, permite acometer intervenciones puntuales que, si se realizan bajo el resguardo de criterios ambientales, conferirán una mejora significativa del litoral, tanto en lo que se refiere al uso público como a la protección de sus recursos.

 

Tercero.- Por otra parte, y tras delegar la Junta de Gobierno Local en la Gerencia de Urbanismo la contratación de la redacción del proyecto de obras para el desarrollo del Anteproyecto de Intervenciones para la Recuperación del Litoral de Punta del Hidalgo, en Julio de 2022 se procede a la licitación del proyecto, actualmente en fase de adjudicación.

 

Cuarto.- Hay que considerar el informe técnico emitido por la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias el día 28 de febrero de 2020, sobre la afección a las especies protegidas y los hábitats de interés comunitario derivada del uso público en el litoral de la localidad de Punta del Hidalgo. En dicho informe, se muestra un resumen de los principales impactos detectados en la zona, producidas fundamentalmente por las actividades que se venían realizando como son las acampadas y el tránsito y estacionamiento de vehículos, en concreto, se cita en el referido informe, los casos de compactación y fragmentación del hábitat costero, la generación de basura, la contaminación de los charcos del supralitoral y mesolitoral, la remoción de piedras, la realización de hogueras, el pisoteo de la flora autóctona, las molestias a la fauna y la recolección y captura de fauna (marisqueo y pesca desde costa).

Con el fin de buscar soluciones que puedan revertir el estado de conservación desfavorable que se ha detectado, se propone como de prioridad alta, y en lo que respecta a materia de tráfico rodado, restringir o prohibir el acceso de vehículos a partir de la zona de “Las Furnias”, disminuyendo así la elevada presión antrópica, reduciéndose así considerablemente los impactos ocasionados por la actividad del tráfico rodado.

 

Esta Corporación está realizando los trámites necesarios para la recuperación ambiental de la rasa costera, pues es de interés general seguir llevando a cabo actuaciones que ayuden a la mejora de este entorno privilegiado mediante el desarrollo de estrategias inspiradas y elaboradas sobre la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU al ser, además, la mejor manera de contribuir a la transición hacia una sociedad más sostenible y respetuosa con el medio natural y eficiente en el uso de sus recursos.

 

Quinto.- Finalizada la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, la experiencia de estos años ha demostrado la conveniencia de mantener las restricciones de circulación y estacionamiento en el mencionado Camino, que se ha convertido en un lugar idóneo para el paseo, el esparcimiento de la población y para la actividad física no profesional, además de las ventajas ya señaladas respecto a la conservación y recuperación medioambiental del paraje. No obstante, precisamente por haber finalizado la situación de crisis sanitaria, se hace necesaria la aprobación de un nuevo Bando que vincule la peatonalización del camino a los motivos hasta ahora expuestos, ya de forma independiente a la situación creada por la Covid 19.

 

Sexto.- Atendiendo a las peticiones y sugerencias de usuarios y visitantes y sobre todo al buen acogimiento que tuvo la adopción de tal medida, se considera adecuado intervenir en la regulación del uso y disfrute del citado camino, garantizando de esta manera la protección medioambiental, limpieza, higiene, salubridad y seguridad en toda esta franja del litoral, haciendo necesaria la adopción de nuevas medidas que regulen de manera clara el uso y disfrute del Camino de la Costa, y que proteja el entorno, incompatible con la circulación, parada y estacionamiento de vehículos a motor.

 

Séptimo.- Conviene destacar lo siguiente que según el inventario municipal de inmuebles-viales estamos en presencia de un camino rústico de uso público sin pavimentar, que bordea todo el litoral costero por un lado, y por el otro de fincas agrícolas, sin que en ningún caso el mismo, esté habilitado en la actualidad para el tráfico rodado, careciendo, además, de la oportuna señalización (horizontal y vertical), así como de zonas de parada y estacionamiento, que garanticen la seguridad de los peatones y vehículos.

De esta manera, tal consideración, requiere una especial conservación y protección medioambiental, compatible con la cada vez más numerosa afluencia de bañistas, deportistas y paseantes, que hacen del camino, un lugar ideal para el disfrute de la naturaleza y el esparcimiento de los visitantes en general.

Nos encontramos en una zona de servidumbre marítimo terrestre (articulo 31 y 32 de la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas).

Por último, este espacio natural está dentro de la reserva de la Biosfera de Anaga.

 

Octavo.- El art. 7 del TR de la Ley de Tráfico el que establece las atribuciones que, dentro de las competencias sobre Tráfico, les corresponden a los municipios, entre ellas:

 

  1. b) La regulación mediante ordenanza municipal de circulación, de los usos de las vías urbanas, haciendo compatible la equitativa distribución de los aparcamientos entre todos los usuarios con la necesaria fluidez del tráfico rodado y con el uso peatonal de las calles, así como el establecimiento de medidas de estacionamiento limitado, con el fin de garantizar la rotación de los aparcamientos, prestando especial atención a las necesidades de las personas con discapacidad que tienen reducida su movilidad y que utilizan vehículos, todo ello con el fin de favorecer su integración social.

 

  1. f) El cierre de vías urbanas cuando sea necesario.

 

  1. g) La restricción de la circulación a determinados vehículos en vías urbanas por motivos medioambientales.

 

Como viene estableciendo la jurisprudencia, los acuerdos de peatonalización son válidos sin necesidad de modificar el planeamiento urbanístico, salvo que dicho planeamiento contenga una expresa determinación sobre el uso de determinados y concretos viales (que no es el caso), como consecuencia de la ponderación de las circunstancias concurrentes. Así lo declara la STS 954/2003 de 13 de febrero, FJ 5º. La doctrina jurisprudencial reiterada del TS (SSTS, Sala de lo Contencioso de 15 de enero de 2000, de 25 de mayo de 1998, 13 de diciembre de 1999 y 16 de febrero de 2001) avala que la competencia municipal de ordenación del tráfico y uso de vías públicas, incluye la potestad discrecional de declarar una vía pública de uso exclusivo peatonal, con revocación incluso de las autorizaciones de vado que hubieran podido concederse.

Por tanto, decidir sobre el uso de las vías urbanas, sobre su peatonalización, su cierre o sus restricciones a determinados vehículos son atribuciones que se ejercen en virtud de la legislación de tráfico y en ejecución de las competencias municipales en materia de tráfico.

 

Noveno.- El Ayuntamiento de La Laguna cuenta con una Ordenanza Municipal de Circulación y Reguladora de la concesión de licencias de entrada de carruajes y reservas de aparcamiento (BOP nº 102 de 14/07/2006), la cual desarrolla, según su exposición de motivos, la facultad prevista en la Ley de Tráfico de regular los usos de las vías urbanas. Sus artículos 34 y 35 establecen:

 

TITULO II

ZONAS PEATONALES

Artículo 34.-

 

  1. La Administración Municipal, atendiendo las especiales características de determinadas zonas o vías de la ciudad, podrá establecer la prohibición total o parcial de la circulación y estacionamiento de vehículos o solo una de las dos cosas, con el fin de reservar todas o algunas de las vías públicas comprendidas dentro de la citada zona al tráfico de peatones.

 

  1. Las zonas peatonales tendrán que tener la oportuna señalización en la entrada y salida, sin perjuicio de poderse utilizar otros elementos móviles que impidan la entrada y la circulación de vehículos en la zona o calle afectada.

 

  1. En las zonas peatonales la prohibición de circulación y estacionamiento de vehículos podrá establecerse:

 

  1. a) Comprendiendo la totalidad de las vías que estén dentro de su perímetro o sólo algunas de ellas.
  2. b) Con carácter permanente o limitado a uno o varios días de la semana.
  3. c) Con sujeción o no a un horario preestablecido.

 

  1. Cualquiera que sea el alcance de las imitaciones dispuestas no afectaran la circulación ni el estacionamiento de vehículos de los servicios de extinción de Incendios y Salvamento, Policía, Ambulancias y en general los que sean necesarios para la prestación de servicios públicos esenciales.

 

  1. Los Bandos en que se determinen las zonas o vías peatonales incluirán el régimen de limitaciones a la circulación y estacionamiento y las excepciones al mismo.

 

Por tanto, debemos concluir que decidir sobre la peatonalización de las vías urbanas es una competencia de tráfico y que el instrumento jurídico para declarar dicha peatonalización es el Bando, por venir así regulado en la Ordenanza Municipal, en ejecución de lo previsto en el art. 7 a) del TRL de Tráfico.

 

Décimo.- El camino de La Costa se encuentra en zona de servidumbre de tránsito y acceso al mar, donde la legislación de Costas exige dejarse permanentemente expedita para el paso público peatonal y para los vehículos de vigilancia y salvamento, salvo en espacios especialmente protegidos. También prevé la habilitación de espacios de aparcamientos.

 

Undécimo.- Se han tenido en cuenta a la hora de establecer las restricciones que se proponen, las afecciones medioambientales descritas anteriormente, limitando al máximo posible las excepciones a las limitaciones de circulación y estacionamiento.

 

También se ha tenido en cuenta las propias características del camino, tratándose de una pista de tierra sin urbanizar y sin condiciones de urbanización adecuadas para establecer zonas de estacionamiento a lo largo del mismo, ubicada a caballo entre el DPMT y la servidumbre de tránsito al mar que debe quedar en todo momento libre y expedita. Además, se ha considerado la existencia de una zona de estacionamiento público y gratuito a la entrada del Camino.

Respecto al acceso a las instalaciones del Club Charco de la Arena, se ha tenido en cuenta la pendencia de un proceso judicial ante la Sección 001 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional interpuesto por la Sociedad Recreativa Charco de la Arena frente a la Resolución de la Sra. Directora General de Costas y el Mar de fecha 8 de marzo de 2021, por la que se deniega la prórroga de la concesión administrativa otorgada por Orden Ministerial de 17 de julio de 1964. Sin que conste a la fecha le conste a esta Administración que por parte del Servicio Provincial de Costas se haya procedido al levantamiento del acta de reversión de la ocupación del DPMT, por lo que transitoriamente se autorizará el acceso restringido a los miembros de dicha Sociedad en las condiciones que a continuación se señalan.

Según se infiere del artículo 34 de la Ordenanza Municipal de Circulación (BOP núm. 102, de 14 de julio de 2006):

 

“La Administración Municipal atendiendo a las especiales característica de determinadas zonas o vías de la ciudad, podrá establecer la prohibición total o parcial de la circulación y estacionamiento de vehículos o sólo de una de las dos cosas, con el fin de reservar todas o algunas de las vías públicas comprendidas dentro de la citada zona al tráfico de peatones.”

 

En consecuencia, se considera oportuno la prohibición de acceso, circulación, parada y estacionamiento para todo el tráfico rodado (vehículos a motor), a lo largo de todo el camino, permitiéndose únicamente la circulación a aquellos vehículos que pretendan acceder al interior de las fincas agrícolas de la zona (sean residentes o propietarios), sin que en ningún caso, puedan permanecer los vehículos parados o estacionados invadiendo el camino.

 

Con base en todo ello vengo a ESTABLECER lo siguiente:

 

  1. Desde el 17 de septiembre de 2022 y de forma indefinida se declare el Camino de La Costa, desde la Calle Los Corrales hasta la Ermita de San Juanito, como vía peatonal, con prohibición general de la circulación y estacionamiento, con las siguientes excepciones:

 

  1. De circulación:

 

  • Se autoriza a los propietarios de las fincas aledañas para acceso a sus propiedades y recolección de producciones agrícolas.
  • Se autoriza el acceso a los residentes de las viviendas (Debidamente acreditados con título de empadronamiento en el lugar).  
  • Se autoriza el acceso a los vehículos que transporten mercancías o usuarios de las instalaciones de la Sociedad Recreativa del Charco de la Arena.
  • Se autoriza el acceso de vehículos de emergencias, vigilancia y salvamento, y otros servicios públicos.

 

  1. De estacionamiento

 

  • Se permitirá la parada para realizar operaciones de carga y descarga del material necesario para la práctica de actividades deportivas.
  • Se permitirá la parada para realizar operaciones de carga y descarga de los vehículos que trasporten mercancías para las instalaciones de la Sociedad Recreativa del Charco de la Arena, por el tiempo indispensable para realizar estas tareas.
  • También se permite la parada para el transporte y recogida de usuarios de las instalaciones de la Sociedad Recreativa del Charco de la Arena, no permitiéndose en ningún caso el estacionamiento de estos vehículos a lo largo del camino.

 

  1. Se procederá a señalizar la prohibición de entrada de vehículos en el inicio del camino, esto es, en la intersección con Camino Los Corrales mediante señal de tráfico “Entrada Prohibida” y panel complementario con el siguiente texto “Excepto Autorizados por Bando Municipal“

 

  1. Publíquese en la web municipal.

 

En San Cristóbal de La Laguna, en la fecha de la firma.

 

EL ALCALDE PRESIDENTE,

Luis Yeray Gutiérrez Pérez