Casi 700 niños y niñas de La Laguna aprenden a mezclar los colores llenando las paredes de sus colegios con animales marinos

La Concejalía de Educación y 11 CEIP del municipio reúnen pinceles y proyecciones digitales para enseñar el círculo cromático en las aulas de Infantil       

 

La Concejalía de Educación del Ayuntamiento de La Laguna ha puesto en marcha el proyecto Círculo Cromático, una actividad educativa complementaria en la que participarán 674 niños y niñas de las aulas de Educación Infantil de 11 CEIP del municipio. Esta iniciativa quiere facilitar el aprendizaje de todas las combinaciones de colores, los vínculos de contraste y armonía y analizar, a la vez, la influencia del cromatismo en las capacidades cognitivas del alumnado, todo ello de una forma divertida y adaptada a los niños y niñas, que podrán practicar lo aprendido pintando en las paredes de su centro dibujos infantiles de animales marinos, proyectados digitalmente y especialmente desarrollados por artistas locales.

El concejal de Educación, José Juan Gavilán, explica que este proyecto “surge a petición de los propios centros, quienes nos han demandado más actividades adaptadas al alumnado de Infantil en las visitas que hemos hecho a los CEIP del municipio. Además de cumplir con ese compromiso, hemos apostado por plantear unas dinámicas que conjuguen el aprendizaje con la diversión, fomentando la creatividad y el conocimiento entre los niños y niñas de hasta 6 años”.

Además de pasar un rato entretenido, el alumnado aprenderá de forma práctica cuáles son y cómo se obtienen los colores primarios, secundarios y terciarios, además de las diferencias entre los fríos y los cálidos o los análogos y complementarios, a la vez que conocen más sobre los animales seleccionados.

Se han sumado al proyecto los CEIP Fernando III El Santo, Las Mercedes, La Verdellada, Lope de Guerra, Los Andenes de Taco, Narciso Brito, San Bartolomé de Tejina, Santa Rosa de Lima, Clorinda Salazar, El Ortigal, Aguere. En cada uno se prevé la realización de 20 murales y, cuando la actividad termine, cada centro podrá elegir si mantienen los diseños o si repintan de nuevo el espacio, unos gastos que correrán a cargo del proyecto, al igual que todos los materiales adaptados y los recursos necesarios para el desarrollo de esta iniciativa.

A cada colegio se le hace entrega de 4 litros de pinturas no tóxicas de azul cyan, magenta, blanco y negro, así como una guía didáctica sobre el círculo cromático, una representación visual de los colores organizados de acuerdo con su relación cromática, una herramienta que facilita mucho la comprensión sobre cómo la combinación de los colores primarios permite crear todos los demás visibles. “En educación, la plástica es un medio de expresión fundamental y dominar las mezclas de colores permite al alumnado comunicar sus sentimientos”, señala Gavilán.

Un grupo de artistas se encargarán de realizar proyecciones de murales, con 8 diseños educativos para cada aula, que medirán entre 2 metros de ancho y 1 metro de altura para que el alumnado pueda acceder a pintar con total seguridad. Cada mural estará enumerado con los colores correspondientes, para que sigan un modelo que les facilite la obtención de los colores complementarios.