El Premio Mujeres reconoce a Francisca Moreno Fuentes por su aportación al conocimiento histórico de La Laguna

La declaración institucional del 8M reivindica la lucha contra la desigualdad y todas las formas de discriminación hacia las mujeres

El Ayuntamiento de La Laguna inició este jueves la programación elaborada con motivo del Día Internacional de las Mujeres, con un acto institucional celebrado en el Salón de Plenos de la Corporación, en el que se dio lectura al Manifiesto del 8M y se hizo entrega del Premio Mujeres a Francisca Moreno Fuentes, por su aportación al conocimiento histórico y cultural del municipio. El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y la concejala de Igualdad y LGTBI, Idaira Afonso, presidieron el acto, que contó con numerosos miembros de la corporación y familiares y amistades de la homenajeada, y la actuación musical de la cantante Tata Zirga.

“La lectura del manifiesto del 8M no puede quedarse en una simple declaración de intenciones”, expresó el alcalde al comienzo de su intervención. “Tiene que ser la adopción de un compromiso que nos vincule por igual a instituciones y a la sociedad en su conjunto. En un mundo en el que las mujeres siguen padeciendo brecha salarial, violencia física, verbal y sexual, y trato discriminatorio en el ámbito laboral, no podemos dar ni un paso atrás. Construir un municipio libre y feminista es el objetivo irrenunciable de este grupo de Gobierno y de esta Corporación”.

Además, Luis Yeray Gutiérrez tuvo palabras de gratitud para Francisca Moreno Fuentes, “nuestra querida doña Paquita, por su importante aportación al conocimiento histórico y cultural de nuestro municipio. Ella es un claro ejemplo del trabajo callado y meticuloso que ayuda a hacer mejor nuestro mundo”. El alcalde valoró “esa labor realizada con tanto cariño y tanta dedicación”, para manifestar que “La Laguna se siente honrada de poder hacerle entrega de este reconocimiento”. 

También Idaira Afonso quiso sumarse al homenaje a doña Paquita, “una mujer que significa muchísimo para la preservación de nuestro legado, para nuestra historia”, y que “supo combinar la vida familiar y laboral”, por lo que este reconocimiento es “más que merecido”, indicó, para señalar que “conmemoramos el Día Internacional de las Mujeres desde la reivindicación, recordando que quedan muchos retos por conseguir para ser una sociedad verdaderamente igualitaria, pero también desde la celebración de que hemos dado  pasos y conseguido grandes logros, porque eso ya nadie nos lo va a poder robar. No daremos ni un solo paso atrás en los derechos que las mujeres ya hemos conseguido”. 

Tras la lectura del Manifiesto, tuvo lugar la entrega del III Premio Mujeres. En una breve intervención, doña Paquita expresó su “sorpresa por este nombramiento que agradezco muchísimo, tanto a la Corporación como a todos los presentes. Las palabras son muy cortas pero el sentimiento que tengo es muy grande”. Y recalcó el hecho de haber desempeñado su tarea profesional en el mismo lugar en el que ahora se le premia. “Aquí desarrollé una labor que, por la cercanía, fue como la continuación de mi propia casa”, aseguró.

En la semblanza leída por su hijo Julián González Moreno, recordó la trayectoria de la homenajeada, nacida en Las Palmas de Gran Canaria en 1925. Su vínculo con La Laguna comenzó cuando con 17 años inicia la carrera universitaria en la Facultad de Filosofía y Letras. Acabaría fijando su residencia definitiva en el municipio tras su matrimonio con Julián González Álvarez, y al enviudar a los 36 años, con tres hijas y un hijo a su cargo, entró en el mundo laboral, incorporándose al Ayuntamiento de La Laguna como auxiliar administrativo.

Desempeñó su trabajo durante años en el Registro de documentos y otros negociados. En la Casa Osuna ordenó la biblioteca, quedando posteriormente a su cargo. A finales de los años 60 se convierte en archivera municipal, puesto desde el trabaja “desenredando el galimatías de los libros antiguos”, y publica los monográficos Tazmía de la Isla de Tenerife en 1552 Repartimiento de vecinos de La Laguna 1514, y Las datas de Tenerife.

“Su trabajo fue impecable, cuidando, clasificando con los medios de la época, los fondos del archivo. Se convierte en asesora imprescindible a los historiadores, universitarios e investigadores que se acercan al archivo municipal para la consulta de los libros antiguos que en el mismo se conservan, labor que asume con agrado y solvencia, siendo un referente respetado y reconocido en su ámbito”. En 1990 se jubila “con la satisfacción de un trabajo bien realizado. Hoy, con 96 años, tras 32 años de jubilada, de incontables paseos por La Laguna, con 10 nietos y 7 bisnietos, lleva su casa con total autonomía y se ha ido adaptando a las limitaciones impuestas por la edad. Ahora, prefiere continuar andando por las calles de La Laguna. Como dice ella ‘aquí se siente segura’”.