La Asociación de Vecinos del Casco y las personas usuarias del Clemencia Hardisson crean comunidad con un huerto urbano para desterrar estereotipos

El RAM de La Laguna promueve un nuevo modelo de atención a las personas en situación de exclusión social y residencial, con un amplio programa de inserción La       

Las personas usuarias del Recurso Alojativo Municipal (RAM) Clemencia Hardisson recogieron ayer la primera cosecha del huerto urbano que, junto a la Asociación de Vecinos del Casco Histórico de La Laguna, han creado desde cero en el patio interior del edificio en la calle Tabares de Cala que alberga este recurso impulsado por el Área de Bienestar Social.  Esta iniciativa, aparentemente sencilla, representa un cambio de visión sobre la atención a las personas en situación de exclusión social y residencial, que apuesta por un programa integral de inserción y por involucrar a la comunidad en un proyecto que está desterrando estereotipos y ofreciendo un mensaje de esperanza.

Vecinos, vecinas y miembros de la Corporación se reunieron hoy con el equipo gestor del centro y con las personas usuarias que han estado atendiendo el huerto de hortalizas y plantas aromáticas, una cosecha ecológica que se distribuirá entre las familias necesitadas del entorno, ya que el RAM cuenta con un servicio de cáterin y los usuarios y usuarias han querido también aportar los resultados de su trabajo para el bienestar de la comunidad. 

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez; el concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio; el presidente de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja, Fernando Galván, así como integrantes de la Asociación de Vecinos, encabezados por el tesorero, Mario Ramos, conocieron todos los detalles de los distintos programas que se están desarrollando en el RAM, un encuentro para seguir fomentando los vínculos de comunidad que se han ido creando con proyectos como este huerto urbano, al que se han sumado varias empresas de la localidad donando todo lo necesario para garantizar no solo esta primera cosecha, sino muchas más.

Los usuarios y usuarias del RAM cuentan con un amplio programa de actividades dirigidas a mejorar sus condiciones laborales, su capacidad de convivencia y su calidad de vida y que, además de acciones deportivas y de ocio saludable, apuesta por el trabajo conjunto con la ciudadanía del entorno en el que se inserta, la calle Tabares de Cala de La Laguna, todo ello con la implicación del voluntariado de Cruz Roja y de otras áreas municipales.

Reestablecer redes

El Clemencia Hardisson ofrece un espacio abierto para cualquier persona en situación de emergencia social que necesite, temporalmente, un lugar donde poder ser atendido en sus necesidades básicas. Tiene capacidad para 30 plazas y, además de dar atención directa e inmediata y proporcionar recursos de alojamiento, alimentación e higiene, incluye un sistema integral de intervención social que trata de detectar situaciones de sinhogarismo y favorecer el acceso al sistema de salud normalizado y a los recursos de atención e intervención social disponibles, a la vez que desarrolla acciones de promoción de la salud y autocuidados, potenciando el restablecimiento de la red familiar y social de las personas usuarias.

En el marco de esta estrategia integral de intervención social, que ha convertido al RAM en un referente regional en recursos alojativos, se trabaja en la rehabilitación y progresiva inclusión de las personas usuarias, para lo que también ofrece talleres, actividades e información relativa a salud física y mental, tiempo libre o hábitos de vida saludable, todo con el fin de contribuir a mejorar su salud y su bienestar físico, emocional y psicológico.

El RAM Clemencia Hardisson se ubica en el edificio Torriani de la calle Tabares de Cala, propiedad de MUVISA y que lo ha cedido para este uso social. Se trata de una casa urbana tradicional edificada en la segunda mitad del siglo XVIII y que fue totalmente rehabilitada en 2010. Cuenta con una superficie útil de 470 metros cuadrados, con dos plantas y un patio interior, y está distribuido en cinco viviendas reformadas, inicialmente de 3 habitaciones y dos baños cada una, que se han adaptado para cubrir las necesidades del RAM sin apenas intervenciones.

Otra de sus singularidades es que una de las cinco viviendas en las que estaba dividido el edificio original, ahora destinado íntegramente al RAM, se destina a familias que necesiten un recurso alojativo de carácter temporal. Con este servicio, el municipio supera las 130 plazas de alojamiento y acogida disponibles, gracias también a los recursos de entidades del tercer sector, a las que el Ayuntamiento también apoya con financiación municipal.

De estas plazas, la mitad son de titularidad pública municipal y se aglutinan en los diferentes inmuebles que, además del Clemencia Hardisson, componen la red de  Recursos Alojativos Municipales Temporales, un sistema municipal destinado a las personas en riesgo o en situación de exclusión social y residencial, que incluye un completo programa de integración social y que apuesta por pequeños grupos frente al modelo de albergues. De hecho, las dotaciones públicas para este servicio de emergencia se han multiplicado en un 250% en menos de dos años.

Intervención personalizada

El RAM Clemencia Hardisson pone a disposición de las personas usuarias una serie de servicios, como alimentación y la cobertura de las necesidades de higiene personal, con aseo, servicio de duchas, lavabos y baños, lavado y secado de ropa, así como la dispensación de material de higiene y de ropa interior.  Asimismo, ofrece estancia y descanso nocturno, servicio de consigna y una intervención personalizada con las personas usuarias, de forma que, una vez cubiertas sus necesidades básicas, los profesionales del equipo gestor del centro planifican un itinerario individualizado para cada persona. Para ello, se tiene en cuenta el ámbito social, económico, de salud y psicológico del usuario o usuaria. 

Cruz Roja Española (CRE) es la encargada de la gestión del RAM durante este año, con un equipo de trabajo multidisciplinar que cuenta con profesionales de trabajo social, educación social, psicología, enfermería y monitores y monitoras. Este Recurso supone una inversión municipal total de 303.424,35 euros para todo el ejercicio 2021, con cargo a las cuentas del Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de La Laguna.