La Escuela Abierta de Verano de Taco concluye con éxito su sexta edición, marcada por la ‘nueva normalidad’

Yaiza López Landi celebra que se haya podido “conformar un espacio para el desarrollo comunitario con las máximas garantías

La Escuela Abierta de Verano ‘Yo soy Taco’, que se viene celebrando en El Polvorín de Taco cada mes de agosto desde el año 2015, ha finalizado su sexta edición adaptándose favorablemente a lo que se ha venido a denominar la ‘nueva normalidad’. En ese contexto ha ocupado el 97% de las 222 plazas disponibles para un total de 169 participantes únicos entre 6 y 21 años, vinculados a unas 150 familias de Taco.

Junto a los objetivos de ediciones anteriores, relacionados con la consolidación del proceso comunitario de Taco y el fortalecimiento de la convivencia y la cohesión sociales, durante las últimas cuatro semanas se ha hecho énfasis en las dinámicas de rehabituación social —ligada a la ‘nueva normalidad’— de la población de los barrios de esta zona del área metropolitana, además de compensar las carencias educativas que se han producido durante el confinamiento para muchas familias que no han podido disponer de los medios básicos para la conexión con los centros u otro tipo de razones.

La concejala de Cultura y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de La Laguna, Yaiza López Landi, participó del último día de desarrollo de la Escuela Abierta de Verano en El Polvorín de Taco, mostrando su satisfacción por “el grado de participación registrado en todos los sentidos, los resultados obtenidos, y sobre todo, haber conseguido conformar un espacio para el desarrollo comunitario con las máximas garantías de seguridad sanitaria contando con la implicación de muchas personas y organizaciones”. Esto demuestra, según la concejala, “que la ciudadanía y las instituciones, cuando actuamos de manera conjunta y solidaria, disponemos de capacidades y recursos para enfrentar las situaciones más adversas”.

Por su parte, la rectora de la Universidad de La Laguna, Rosa Aguilar, que ha seguido el devenir de la Escuela de manera muy cercana, felicitó a todo el equipo de trabajo que ha impulsado un año más una Escuela de Verano “que ha supuesto un ensayo enormemente interesante de muchas de las medidas que nos encontraremos en  unas pocas semanas en los distintos niveles educativos en nuestro país”. La rectora ha resaltado “el importante papel desempeñado por nuestra Universidad, junto a las instituciones participantes y a la ciudadanía, para construir soluciones a los problemas y retos sociales cada vez más complejos que surgen en cada momento”.

La Escuela ha supuesto, una vez más, un ejemplo de trabajo comunitario con objetivos establecidos de manera colectiva, que implica la colaboración, cercana y constructiva, de la ciudadanía de Taco, sus recursos técnicos y profesionales y sus administraciones públicas, así como distintas empresas radicadas en la zona. De hecho, se han vinculado en esta edición 61 entidades colaboradoras, patrocinadores y talleristas, junto a 35 personas a título voluntario.

La programación socioeducativa de actividades previstas más orientada hacia la esfera familiar, tanto en horario de mañana como de tarde, se ha realizado completamente, sumando 12 talleres presenciales en los que se han registrado 245 participaciones y 12 talleres online con 230 asistentes en directo y 1.884 reproducciones en Facebook y YouTube. Las familias de Taco han tenido la oportunidad de participar en todos los ámbitos de la escuela, desde la realización de talleres y facilitación de actividades hasta diversas cuestiones de carácter logístico.

Asimismo ha venido funcionando un servicio de información, orientación y formación en materia laboral promovido por el proyecto ‘Barrios por el Empleo: Juntos más Fuertes’, financiado por el Cabildo de Tenerife, que ha atendido a 41 personas de manera directa en El Polvorín de Taco, la mayor parte de las cuales ha recibido orientación individual y grupal y ha cursado alguna formación online.

Se han celebrado cuatro sesiones abiertas a la participación de la ciudadanía denominadas ‘Miércoles con Café’, con una importante asistencia de la vecindad de Taco, dedicadas a temas como salud y educación comunitarias, empleabilidad y empleo, y participación para el desarrollo comunitario. En estos encuentros también han intervenido profesionales que desarrollan su actividad en la zona, responsables políticos, profesorado e investigadores universitarios y la rectora de la ULL.

La Escuela en su conjunto ha contado con un detallado protocolo covid-19, elaborado en base a las medidas de prevención para hacer frente a la actual crisis sanitaria y validado por una Comisión Mixta de Vigilancia Sanitaria, de la que han formado parte el Centro de Salud de Taco y responsables políticos y técnicos del Ayuntamiento de La Laguna, junto a componentes del equipo comunitario del Proyecto ICI y del Grupo Comunitario de Ciudadanía de Taco. Este protocolo se ha ido actualizando al mismo tiempo que se han ido conociendo nuevas medidas de prevención.

Las actividades de la Escuela de Verano concluirán durante el mes de septiembre con un encuentro de jóvenes para valorar su impacto en este grupo de población y dialogar sobre iniciativas de carácter cultural que puedan demandar para ser desarrolladas durante el resto del año. También con un encuentro comunitario online abierto a la ciudadanía de Taco para la evaluación de las actividades realizadas y continuar trabajando en el marco del proceso comunitario que se encuentra activo y cuyo siguiente hito debe ser el CONviveTACO.