La Laguna apuesta por recuperar la tradición de los tapices florales en la festividad del Corpus Christi

El alcalde valora “el esfuerzo y el cariño de muchísimas personas que mantienen viva esta celebración, no solo en el Casco, sino en distintos pueblos y barrios de nuestro municipio”

La Laguna vive el próximo domingo la festividad del Corpus Christi con el reto de empezar a recuperar y afianzar la utilización de motivos florales tradicionales en la confección de elementos decorativos.

La elaboración de un gran tapiz de 10 metros de largo por 5 de ancho, en el atrio de la Catedral, la confección de una alfombra hasta la calle Juan de Vera, y la grabación de un vídeo documental en torno a esta festividad conforman, tras el paréntesis que ha supuesto la pandemia, “el primer paso para que el Corpus en La Laguna resurja con todo su esplendor, como una de las festividades más importantes de Canarias”, según aseguró en rueda de prensa el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, quien agradeció la implicación “de las muchas personas que contribuyen a mantener y engrandecer esta tradición”.

“Muchas de las citas festivas de nuestra ciudad tienen un origen religioso, pero su significación va mucho más allá, puesto que tienen también un importante componente artístico, cultural y antropológico”, recordó el alcalde. En este sentido, indicó que la apuesta del grupo de Gobierno es “recuperar de manera paulatina los tapices elaborados con flores, como se hacía antiguamente, e impulsar el uso de los materiales vegetales y plantas aromáticas de nuestros montes para adornar nuestras calles”. Todo ello “gracias a la dedicación, el esfuerzo y el cariño de muchísimas personas que mantienen viva esta tradición, no solo en el Casco, sino en distintos pueblos y barrios de nuestro municipio”.

Junto al alcalde, participaron en la presentación el concejal de Fiestas, Badel Albelo; el deán de la Catedral, Juan Pedro Rivero; el diseñador del tapiz, Moisés Barreto; la alfombrista María de los Ángeles Díaz Herrera; el investigador Julio Torres; y el autor del cartel anunciador de esta edición, Juan Cairós.

“Recuperar las tradiciones marca la diferencia en un municipio como San Cristóbal de La Laguna”, manifestó Badel Albelo, quien se unió al capítulo de agradecimientos a cuantas personas hacen posible “que empecemos a tener fiestas en La Laguna aunque sea haciendo simplemente un guiño, ya que este no deja de ser un Corpus en un contexto de pandemia”. Frente al pasado año, en el que no pudo hacerse ningún tipo de celebración, la recuperación de esta cita supone “un punto de partida para que nuestras fiestas y tradiciones sigan estando en el lugar que se merecen”.  

El deán de la Catedral declaró que “el Corpus y La Laguna son dos eslabones de tal manera unidos que casi pudiéramos decir que nace la ciudad en torno a la procesión del Corpus del año 1497, y yo agradezco que sigan unidos en el presente y que haya total sintonía entre lo que pretende la Concejalía de Fiestas y lo que el Arciprestazgo de La Laguna lleva dinamizando desde hace varios años, y manteniendo esos trabajos encaminados a recuperar la tradición floral en los tapices y alfombras”.

La festividad del Corpus se remonta a la propia fundación de la ciudad, como se encargó de recordar Julio Torres. “El primer acto que se celebra en la ciudad tras la conquista es el Corpus Christi, celebrado por los frailes que acompañaban al Adelantado Alonso Fernández de Lugo”. A partir de 1907 se empiezan a hacer alfombras con elementos florales, pero con el transcurso del tiempo y ante la dificultad de conseguir materiales, se va perdiendo uno de los valores principales de esta tradición, que era aromatizar las calles. “Recuperarlo no es fácil, pero con tesón y trabajo lo vamos a conseguir”, indicó.

El responsable de confeccionar el nuevo tapiz, Moisés Barreto, explicó que el diseño tendrá un motivo central eucarístico dedicado al Santísimo Sacramento, con las letras JHS rodeado de un gran sol, todo ello con un marco de flores y motivos vegetales. Se contará con unas 6.000 rosas, verodes, retama amarilla, dátiles, tártagos y demás elementos naturales propios de esta festividad. Además, dentro del atrio de la Catedral se confeccionará un pasillo central dedicado a San José en su año jubilar. La alfombrista María de los Ángeles Díaz Herrera insistió en la importancia de los motivos florales en la continuación de una tradición que ha venido transmitiéndose de padres a hijos.

Por su parte, el artista Juan Cairós destacó, como elementos característicos del cartel, la atmósfera dramática en la parte superior de la imagen, con un cielo tormentoso con el que ha querido reflejar el tiempo de la pandemia, la custodia y el cáliz rebosante de flores como metáfora del cuerpo y la sangre de Cristo, como elementos centrales que unen lo celestial y lo terrenal, expresado en el fervor popular que representan las alfombras, con la fachada de la Catedral de La Laguna como fondo.