La Laguna inicia un proyecto piloto de arquitectura industrializada para disponer de viviendas públicas de calidad más rápido y a menor coste

Muvisa expuso la iniciativa en la IV Mesa municipal de Necesidad Social de Vivienda, en la que un representante técnico del IMHAB asesoró sobre este modelo de promociones públicas     

La Sociedad Municipal de Viviendas y Servicios de La Laguna (Muvisa) está trabajando en un proyecto piloto de arquitectura industrial que se quiere poner en marcha en Tejina y que inicialmente constaría de cinco viviendas, las cuales, a través de un sistema de redacción digital estandarizada, podrían estar disponibles en un plazo inferior a un año.

Esta iniciativa se detalló en la IV Mesa de trabajo sobre Necesidad Social de Vivienda, en la que el profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña y arquitecto en los Servicios Técnicos del IMHAB, entidad promotora de vivienda pública del Ayuntamiento de Barcelona, Daniel López, explicó los procedimientos técnicos y administrativos de las nuevas promociones de viviendas industrializadas que se están desarrollando en esta localidad, un intercambio de experiencias fundamental para avanzar en este camino.

La Mesa de trabajo sobre Necesidad Social de Vivienda es una iniciativa impulsada por el Área de Bienestar Social de La Laguna y en la que están involucradas diferentes concejalías, los grupos políticos de la Corporación, el personal técnico municipal, administraciones insulares y canarias, profesionales del sector, organizaciones sociales y colectivos vecinales, todo con el fin de encontrar soluciones realistas y a corto plazo a la creciente demanda de vivienda en el municipio, tanto por personas en riesgo de exclusión social, como de familias con ingresos y que no pueden asumir los elevados precios del mercado. 

En estos meses de trabajo, la Mesa ha hecho un análisis en profundidad de las necesidades en materia de vivienda, la situación actual y proyecciones a medio plazo, recursos disponibles, precios y prioridades, todo con la labor conjunta de sus integrantes. Entre las principales conclusiones hasta la fecha, se han incluido el refuerzo de las acciones de emergencia (ejecutado a través del incremento de los recursos de alojamiento temporal, de la dotación económica para ayudas al alquiler y reforzar la colaboración interadministrativa para prorrogar la moratoria antidesahucios), potenciar el plan de rescate de viviendas vacías, apostar por sistemas de alquiler social y encontrar soluciones innovadoras para paliar el déficit de viviendas públicas en el municipio que den respuesta a las más de 2.000 familias que demandan una en cualquiera de sus fórmulas.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, asegura que “en la actualidad nos encontramos en el municipio ante el reto de construir viviendas sencillas, lógicas y funcionales, que den respuestas precisas a una demanda social acuciante pero con un factor principal a tener en cuenta: el tiempo, ya que debemos actuar con celeridad para atender la falta de vivienda”.  El alcalde hace hincapié en que este tipo de construcciones “deberán ser, además, técnicamente correctas, autosufiencientes desde el punto de vista energético y viables en el aspecto económico”.

“En la Mesa de trabajo sobre Necesidad Social de Vivienda ha quedado claro que el municipio no solo tiene carencias históricas de vivienda, sino también de suelo urbanizable de titularidad pública para nueva construcción de viviendas sociales, que ahora debemos afrontar”, explicó el concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio.

El informe presentado por Muvisa señala que la superficie disponible permitirá la edificación de un máximo de 169 viviendas, un espacio que ya se ha puesto a disposición del Gobierno de Canarias para el nuevo Plan canario de Vivienda y que se sumará a la adquisición por Visocan de edificios inconclusos tras la crisis de la burbuja inmobiliaria.

No obstante, “los largos periodos de ejecución que requieren este tipo de promociones las convierten en una medida que no solventa las necesidades acuciantes actuales.”, valoró Ascanio, quien informó de que, además de estos proyectos constructivos, se “están reforzando los recursos de emergencia habitacional, que se han incrementado un 250% en apenas doce meses, así como los proyectos de alquiler social, los vinculados con el alquiler de viviendas vacías y la adquisición y rehabilitación de vivienda, en colaboración estrecha con la empresa municipal Muvisa”.  

Por ello, se va a apostar por un refuerzo con un sistema de construcción industrializada mediante técnicas de desarrollo virtual, que permite contar con viviendas rematadas en un plazo hasta cinco veces inferior al promedio y aprovechar la disponibilidad de suelo en zonas menos masificadas. De hecho, tres de los seis distritos, que representan el 32% de la superficie del municipio, acumulan el 77% de la población y tienen una densidad de población media de 3.785,8 habitantes por km² (los distritos 1, 2 y 3, es decir, los que tienen como barrio central a la Ciudad, La Cuesta y Taco).

“No se trata de viviendas modulares ni prefabricadas, sino de la fabricación de elementos y componentes en serie para obtener estructuras completas mediante un ensamblaje posterior, con el rigor, la precisión y la exactitud establecida según el Código Técnico de la Edificación y demás normas vigentes”, explicó el consejero delegado de Muvisa, Ignacio Viciana.

El proyecto piloto se va a desarrollar en una de las parcelas urbanas de Muvisa en Tejina, que permitirá la ejecución de 5 viviendas, con un plazo de ejecución de un año y un presupuesto de ejecución material con un coste de ejecución material muy inferior. Ya se está formando al personal de Muvisa, de manera que sean capaces de manejar todo el proceso y asumir el desarrollo de futuros proyectos acortando plazos de ejecución y abaratando costes así, acortar tiempos y abaratar costes.