La Laguna pide que la variante de la TF-5 respete los enclaves poblacionales y el futuro crecimiento de la ciudad

Rueda de Prensa Variante TF-5
Rueda de Prensa Variante TF-5

La Gerencia de Urbanismo de La Laguna (GULL) ha solicitado al Gobierno de Canarias que la variante de la autopista del Norte (TF-5), a su paso por el municipio, respete los diferentes enclaves poblacionales de la zona y las expectativas de crecimiento de la ciudad, teniendo en cuenta el trazado ya contemplado en el vigente Plan General de Ordenación (PGO) y, en la medida de lo posible, el soterramiento de distintos puntos de la futura vía.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y el concejal de Ordenación del Territorio y consejero director de la GULL, Santiago Pérez, han hecho público este martes su posicionamiento a favor de esta desviación, a ejecutar entre Guamasa y Guajara, porque contribuirá a acabar con las colas que se producen en este tramo de la TF-5 y permitirá reunificar la ciudad, pero aludieron a una serie de recomendaciones que han sido trasladadas al Ejecutivo regional con el propósito de que sean atendidas. 

Estas consideraciones forman parte del informe que ha elaborado el organismo autónomo y que ha remitido a la Consejería de Obras Públicas para responder a su escrito de octubre, en el que solicitaba documentación sobre el PGO y sobre las infraestructuras del ámbito de actuación porque ya se está redactando el proyecto. En el documento, la Gerencia pone en valor el recorrido contemplado en el planeamiento, el cual trata de evitar el mayor número de afecciones posible, y alude a la conveniencia de soterrar diversas partes de la variante para reducir su impacto. 

El regidor local recordó que el Ayuntamiento, el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias coinciden en que la ejecución de esta desviación es una medida que contribuirá a mejorar considerablemente la movilidad de la Isla. En esta línea, afirmó que, a diferencia de la Vía Exterior, “que en su momento pretendió llevar a cabo el gobierno de Coalición Canaria y que nosotros rechazamos por completo, supone una alternativa mucho más respetuosa con el medioambiente y que causa mucho menos impacto en el suelo agrícola”, al mismo tiempo que permitirá “curar esa cicatriz que divide en dos nuestra ciudad”, atravesada por la autopista. 

Debido a la complejidad que conlleva su desarrollo, y teniendo en cuenta que el proyecto está en estos momentos en fase de redacción, Luis Yeray Gutiérrez solicitó al Gobierno canario que tenga en cuenta aquella opción que provoque “la menor afección”. Para ello, apuesta por el “mayor soterramiento posible -teniendo en cuenta los trazados de San Miguel, San Bartolomé y San Francisco de Paula del vigente Plan General, porque conforman una trama que no debería verse interrumpida”-, así como por respetar “las edificaciones de la zona por las que transcurrirá la variante, bien sea asumiendo el recorrido previsto en el PGO o bien ejecutando en túnel todos los tramos que resulten necesarios”.

Por su parte, Santiago Pérez informó de que en la propuesta que se ha hecho llegar al área regional se defiende una desviación que, “en ningún caso, dificulte las vías de comunicación ni las posibilidades de desarrollo hacia el sur y este del territorio, al mismo tiempo que se minimice la afección al suelo agrario y a los núcleos que se encuentran en el ámbito, como es el caso de La Costurera”.

Para cumplir con esta finalidad y evitar que la estructura viaria se convierta en un nuevo dique, el concejal requiere al Ejecutivo que “tenga en cuenta el modelo contemplado en el planeamiento, bastante respetuoso con los enclaves, y que el trazado discurra por debajo de la cota de terreno en aquellos lugares en los que sea preciso, para así garantizar la conexión entre ambos lados de la ciudad, hoy dividida por la TF-5”.

El edil subrayó que esta futura vía “está prevista en el Plan Insular de Ordenación como una pieza autónoma diferente de la Vía Exterior, que pretendía ejecutar Coalición Canaria y que afectaría a más de un millón de metros cuadrados de suelo rústico de protección agraria en nuestro municipio. La defensa del suelo agrario y de la Vega Lagunera no es negociable”, concluyó Santiago Pérez.