La Laguna propone un reconocimiento para ‘Pepe el Tornero’, figura vinculada a la vida social y cultural de Tejina

El alcalde elevará al pleno de este jueves una moción con el objeto de iniciar el expediente de honores y distinciones

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, elevará al pleno de este jueves una moción con el objeto de iniciar el expediente de honores y distinciones a favor de José Guillermo Herrera Hernández, ‘Pepe el Tornero’, figura vinculada a la vida social y cultural de Tejina, recientemente fallecido. El alcalde recoge así el sentir de un grupo de vecinos y vecinas de Tejina que a título particular han querido promover un homenaje a la figura de una persona muy apreciada en este enclave de la Comarca Nordeste.  

Nacido en Tejina en 1937, José Herrera fue huérfano de la Guerra Civil, por lo que no llegó a conocer a su padre. Su madre luchó por sacar adelante a su hijo y logró que fuese admitido como interno en las Escuelas Profesionales Los Salesianos, en Santa Cruz de Tenerife, centro donde compaginaba sus estudios básicos con los profesionales en la rama de cerrajería, a la que se terminaría por dedicarse profesionalmente. Con el dinero que su madre obtuvo por la venta de una pequeña propiedad, instaló su primer taller en un local en el Barrio Nuevo de Tejina, al cual dotó de un torno. 

La moción recuerda que paralelamente a su vida profesional, ‘Pepe el Tornero’ sentía muchas inquietudes por la vida social de Tejina, tanto en lo deportivo como en lo cultural. A principios de los años 60 creó el Club de Atletismo Atalaya, donde se iniciaron multitud de niños y niñas en la práctica deportiva. Ejercía como presidente y entrenador del Club, y tenía especial cuidado en que los entrenamientos se adaptaran para que cada deportista pudiera compaginar su actividad con su vida estudiantil o laboral. Su labor se vio avalada muy pronto por éxitos de ámbito nacional. También llevó el deporte al Instituto Don Antonio González, donde impartió Educación Física durante varios años.

Fue un gran colaborador con las citas festivas de Tejina. Su taller siempre estuvo dispuesto para la confección de carrozas de forma altruista, y fue un incansable colaborador con la fiesta de Los Corazones, especialmente con el de su Calle Arriba. Además, fue pregonero en varias ediciones. Colaboró de forma asidua con la Agrupación Cultural San Sebastián y fue un luchador nato por la conservación del Carnaval, en el que se implicaba cada año.

Otra de sus aportaciones a la cultura tejinera fue su participación durante años en el tradicional Auto Sacramental de los Reyes Magos, con una magistral caracterización del Rey Herodes.

En toda esta vida llena de actividad deportiva, cultural y también de diversión, siempre contó con el apoyo y la compañía de su esposa Milagros Abadía Benítez, a quien se mantuvo unido desde muy joven.