La Organización Mundial de la Salud y el Imserso reconocen a La Laguna como municipio amigable con las personas mayores

La distinción destaca el amplio programa de actividades y los servicios de apoyo locales, la participación del colectivo y la puesta en marcha de un plan integral de mejora de espacios y promoción del envejecimiento saludable       

Ascanio_Encuentro Mayores
Rubens Ascanio en un Encuentro Mayores

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Imserso han otorgado a La Laguna el reconocimiento como Ciudad Amigable con las Personas Mayores, una distinción por la que la localidad tinerfeña se integra en una Red mundial con más de mil miembros y que implica el compromiso de Aguere con la creación de servicios y espacios públicos capaces de mejorar el día a día de las personas mayores en su entorno. El concejal de Bienestar Social y alcalde en funciones, Rubens Ascanio, ha informado hoy de todos los detalles de esta adhesión, que el municipio desarrollará a través de un plan plurianual de acción para promover el envejecimiento saludable, abordar el reto del envejecimiento demográfico y mejorar la calidad de vida de las aproximadamente 40.200 personas de más de 60 años que residen en el municipio, que representan casi un cuarto de su población. 

El edil, que estuvo acompañado en esta presentación de  la coordinadora de la Unidad de Mayores del Ayuntamiento, Raquel Montesdeoca, y del vicepresidente de la Comisión Permanente del Consejo Municipal de Mayores, Roberto Álvarez, explicó la relevancia de haber logrado la adhesión del municipio a esta iniciativa, puesta en marcha por la OMS y coordinada en España a través del Imserso, con unos 200 miembros en el Estado, para la que la localidad lleva años trabajando y que supone “un reconocimiento a las políticas locales y a nuestra apuesta por estructuras y servicios municipales proyectados para que todas las personas, independientemente de sus edades, habilidades y capacidades, para que puedan vivir de forma saludable, segura y participando activamente en todos los ámbitos de la vida social”, señaló Ascanio. 

Así, valoró que “este es uno de los días grandes de este mandato, un reconocimiento que acompaña a un cambio de modelo en muchos aspectos de nuestro día a día y que va a contribuir a que seamos un municipio más inclusivo y accesible. Para lograrlo, hemos implicado a todo el Ayuntamiento, al igual que la vida de las personas mayores se desarrolla en todos los ámbitos del municipio, con el objetivo de mejorar los entornos y servicios para que faciliten un envejecimiento activo y saludable y la participación en todos los ámbitos de la vida social”. 

“Formar parte de esta Red nos ayudará a ser mucho más eficaces y eficientes en los objetivos que nos hemos marcado para los próximos años, un apoyo extraordinario y de alto valor social que va a ir acompañado de un gran cambio en las políticas públicas dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas mayores, que iniciamos en este mandato y que aceleramos en respuesta a las consecuencias del impacto de la pandemia. Este trabajo, que no paró incluso en lo peor de la crisis sanitaria, ha sido posible gracias a una clara voluntad política y a un esfuerzo técnico y ciudadano enorme, especialización, de la Unidad de Mayores y del Consejo Municipal de Mayores de La Laguna”, añadió Rubens Ascanio. 

Un proceso que, tal y como recordó Montesdeoca, arranca ahora su segunda fase con “la implementación y seguimiento del primer plan de acción municipal en este ámbito y que continuará con la presentación a la Red, dentro de tres años, del informe de evaluación de los progresos realizados con la ejecución del plan, así como la elaboración del siguiente plan y sus correspondientes indicadores, en un ciclo de mejora continua y siempre con la participación de las personas mayores”. 

El reconocimiento de adhesión recoge que, además de haber dado los pasos requeridos, con el diagnóstico, la elaboración del plan de acción y los indicadores de seguimiento, La Laguna “desarrolla políticas, programas y servicios que mejoran la calidad de vida de sus vecinos y, en especial, de aquellos colectivos más vulnerables que, por razón de edad, nivel de dependencia, problemática social o situación, requieran medidas correctivas que garanticen su bienestar”. 

Y entre las acciones en marcha, recoge los programas de la Unidad de Mayores, vinculada al Área de Bienestar Social, para la dinamización del asociacionismo de mayores, con actividades formativas, culturales o de ocio para impulsar la participación en la vida social y comunitaria; la creación del Consejo Municipal de Mayores, órgano para el asesoramiento, colaboración y participación en los asuntos municipales relativos a las personas mayores y con una amplia representación de este colectivo; el Servicio de Ayuda a Domicilio, la Teleasistencia Domiciliaria y el Centro municipal de Estancia Diurna para Mayores. 

Además del programa específico de ayudas económicas municipales para favorecer el desenvolvimiento personal y la eliminación de barreras en los domicilios, la colaboración estrecha del Área con centros residenciales y con diversos recursos sociosanitarios que actúen con el colectivo de Mayores, así como el programa de actividades de baja intensidad que promueve el Organismo Autónomo de Deportes en los centros de ciudadanos o el proyecto de ocio y tiempo libre en las piscinas de Bajamar y Punta del Hidalgo del Área de Participación Ciudadana, entre otras. 

Más de 35 asociaciones de mayores 

El Área, a través de su Unidad de Mayores y en colaboración con diversos departamentos y entidades, gestiona una amplia red de servicios centrados en la atención a las personas mayores vulnerables y de apoyo a la permanencia en el domicilio, realiza grandes esfuerzos en la promoción del envejecimiento activo, con uno de los programas de actividades más extensos y completos de Canarias, y una apuesta firme por la participación comunitaria, especialmente, a través del Consejo municipal de  Mayores, un órgano asesor en el que están representadas las más de 35 asociaciones de los pueblos y barrios y diferentes organismos públicos. 

El municipio presentó el pasado mes de marzo, en un trabajo directo con el colectivo, su primer plan transversal de acción “La Laguna, ciudad amigable con las personas mayores”, un programa trienal con 107 actuaciones de ámbito municipal que proyecta un replanteamiento de los pueblos y barrios de La Laguna y que se articula en torno a la participación de las personas mayores, el mantenimiento de su autonomía el mayor tiempo posible y la mejora del medio físico en el que transcurre su vida en el municipio, todo orientado a promover el envejecimiento activo. 

8 líneas de acción 

El Plan se desarrolla en 8 grandes líneas de acción para la mejora de los espacios al aire libre y edificios, transporte, vivienda, participación social, respeto e inclusión social, participación cívica y empleo, comunicación e información, así como servicios de apoyo comunitario y de salud. Las actuaciones, consensuadas con las distintas concejalías y personal técnico municipal, incluyen la potenciación y continuidad de programas ya en desarrollo, además de la puesta en marcha de nuevas intervenciones en todos los niveles. 

El municipio cambia, por tanto, de abordar la planificación estratégica desde un planteamiento basado en las necesidades, que contempla a las personas mayores como objetivos pasivos, a otro centrado en los derechos, que reconoce los de las personas mayores a la igualdad de oportunidades y de trato en todos los aspectos de la vida a medida que envejecen, y respalda su responsabilidad para ejercer su participación en todos los aspectos de la vida comunitaria. 

Para todas las edades 

Este modelo supone que el municipio adapte sus estructuras y servicios para que sean accesibles, faciliten el envejecimiento activo e incluyan a las personas mayores con diversas necesidades y capacidades. Dado que el envejecimiento activo es un proceso que dura toda la vida y que afectará a todos los grupos poblacionales más tarde o más temprano, una ciudad amigable con las personas mayores se convierte en un municipio para todas las edades. 

Entre las acciones previstas, se incluyen servicios de estancia o acompañamiento nocturno para personas mayores que viven solas o que dependen de personas cuidadoras, promover programas de vivienda compartida y viviendas intergeneracionales, e implantar planes de empleo para la realización de pequeñas reformas en los domicilios y para  talleres de atención a las personas mayores. 

Además, permitirá crear la figura de la persona mediadora intergeneracional en los CEIP e IES, elaborar un protocolo de actuación en situaciones de soledad no deseada, aislamiento social, vulnerabilidad y/o malos tratos; implantar un programa para promover la salud psicológica y emocional de las personas mayores, acompañado de acciones preventivas sobre patologías que puedan afectar especialmente a este colectivo, como la salud cardiovascular, así como crear un programa para la preparación para la jubilación, un censo de personas que viven solas y poner en marcha el proyecto de Farma-escuela con el Colegio Farmacéutico. 

Asimismo, recoge un protocolo específico para la atención a las personas mayores en los servicios municipales, acompañado de formación al personal de atención a la ciudadanía y con perspectiva de género, e incluye habilitar solares para zonas verdes, ampliar la red de huertos urbanos, instalar baños públicos adaptados en el municipio, potenciar el voluntariado entre las personas mayores, mejoras en el transporte, la Revista del mayor (que ya lleva dos números) o una guía de recursos y servicios para personas mayores en el municipio, entre otras muchas actuaciones. 

Este Plan de Acción integra la perspectiva de las personas mayores en la planificación municipal, para lo que ha contado con su participación directa a través del Consejo Municipal de Mayores, convirtiéndoles en principales protagonistas de un proceso que continuará con la evaluación continuada de los progresos realizados y la aprobación del siguiente plan, en un ciclo de mejora continua. 

Diagnóstico de la realidad local 

Todas las medidas se fundamentan también en los resultados del diagnóstico La Laguna, ciudad amigable con las personas mayores, una investigación participativa de 14 meses de duración y más de 350 páginas, que se presentó en 2020 y que, a través de cuestionarios directos, recoge las necesidades y principales propuestas de mejora en materia de servicios públicos, transporte, salud, condiciones ambientales y demandas socioculturales. 

Este diagnóstico, promovido por el Ayuntamiento y el Comité permanente del Consejo de Mayores, fue desarrollado por el equipo de trabajo sobre envejecimiento del Centro de Estudios Universitarios de Desigualdad Social y Gobernanza (Cedesog), de la Universidad de La Laguna, y la Asociación de Investigación Acción-Social Siendo, con la colaboración de la Unidad de Mayores.