Luis Yeray Gutiérrez: “Hemos cumplido con Las Chumberas y seguiremos trabajando para garantizar las próximas fases”

El alcalde, junto a Pedro Martín y Ángel Víctor Torres, celebran el inicio del derribo de los primeros 10 bloques afectados por aluminosis  

La demolición de los 10 bloques de la primera fase de reposición de Las Chumberas ya ha comenzado. A primera hora de la mañana de este lunes, la máquina excavadora comenzó a derruir los edificios afectados por aluminosis. El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez; el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín; y su homólogo en el Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, acudieron al populoso barrio para vivir un día “histórico” junto a los vecinos y vecinas de la zona. “Por fin ha comenzado la actuación, un primer paso ya cumplido que ahora nos lleva a seguir trabajando para que las próximas fases vean la luz lo antes posible”, afirmó el regidor local ante las personas congregadas.

Luis Yeray Gutiérrez especificó que el derribo se prolongará durante unos ocho meses y confía en que los residentes desalojados desde hace más de una década puedan volver al que fuera su hogar en dos años y medio, cuando se calcula que estarán concluidas las nuevas viviendas.

El alcalde agradeció a los vecinos y vecinas de la urbanización -hoy representados por los portavoces de la Comisión de Seguimiento de Las Chumberas, Ricardo González, y la plataforma vecinal Las Chumberas Basta Ya, Alberto Osa- el “sacrificio” y la paciencia demostrada y puso en valor “el trabajo silencioso” de los distintos miembros del Gobierno local para “hacer realidad este sueño”.

En similares términos se expresó el presidente del Cabildo, quien destacó que en esta jornada se da cumplimiento “a lo que era un deseo de muchos años. Hoy no venimos con promesas ni con planos, no venimos con propuestas para ver si algún día se va a solucionar un problema histórico. Hoy viene lo que de verdad tendría que haber llegado hace mucho tiempo, que son las palas procediendo al derribo, a la demolición de los edificios”, indicó Pedro Martín.

El mandatario de la Corporación insular quiso transmitir su agradecimiento a los vecinos y vecinas de Las Chumberas, porque “si no hubiera sido por esa insistencia, probablemente los responsables públicos no nos hubiéramos puesto las pilasy valoró el trabajo coordinado entre el Gobierno de Canarias, el Gobierno de España, el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de La Laguna para conseguir “resultados”. En esta línea de colaboración, resaltó el apoyo por parte de la Institución tinerfeña para afrontar “el trabajo que queda por hacer”.

Del mismo modo, el presidente del Gobierno de Canarias felicitó a los vecinos y vecinas por esta jornada “histórica. Estas viviendas que están siendo demolidas guardan en sus paredes la memoria de muchos años de momentos buenos y otros no tanto; de niños y niñas que han nacido y de personas que se han ido; y de familias que han convertido esas viviendas en un hogar. Pero también, con el paso de los años, de exigencia para que fueran renovadas con viviendas del siglo XXI, porque es un derecho”, subrayó.

Ángel Víctor Torres también mostró su compromiso a trabajar para cerrar nuevos acuerdos que permitan ejecutar las siguientes fases. Acompañado por la directora general de Vivienda del Ejecutivo, María Isabel Santana, recordó que esta fecha se suma también al 18 de octubre de 2019, cuando el Consejo de Ministros aprobó una prórroga de cuatro años del convenio entre las cuatro administraciones, “que parecía imposible”, para desarrollar las obras con los fondos ya entregados. “El camino del consenso y del diálogo entre administraciones es lo importante”, aseguró.

“Habrá diferencias, pero estoy convencido de que lo quiere la gente, en su mayoría, es que nos pongamos de acuerdo cuando las cosas se complican. Que ante la crisis económica y social que estamos padeciendo, busquemos soluciones, que apartemos las diferencias y caminemos de la mano arrimando el hombro”, agregó el presidente.

El proyecto de reposición de la urbanización de Las Chumberas contiene cuatro actuaciones diferenciadas: una obra de demolición de los 10 bloques de esta primera fase, necesaria para obtener el suelo donde edificar; una obra de reurbanización; la construcción de un edificio de 118 viviendas; y la construcción de un segundo bloque de 79 viviendas. Se ha establecido un cronograma de aproximadamente 28 meses, en el que los ocho primeros se dedicarán a la demolición y después se irán simultaneando los trabajos de urbanización y de edificación.