Movilidad Sostenible de La Laguna expone las líneas generales de actuación del PMUS a las asociaciones del municipio

El primer borrador plantea incluir las “supermanzanas”, nuevos intercambiadores, sistemas de mejora de la movilidad y seguridad a pie y en bici, refuerzo del transporte público y creación de estacionamientos disuasorios y subterráneos para recuperar la superficie      

Ascanio_PMUS_encuentro_asociaciones
Ascanio_PMUS, encuentro con asociaciones

El Área de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de La Laguna ha iniciado la última fase en la redacción del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de la localidad con un nuevo proceso comunitario en el que ha expuesto a las asociaciones vecinales las líneas generales de un documento estratégico que definirá todas las políticas municipales relacionadas con la movilidad urbana para los próximos diez años, el cual se quiere desarrollar con la mayor participación social y que se presentará en marzo. El Plan apuesta por la mejora de la movilidad a pie y la potenciación de la ciclista, el fomento del uso del transporte público, la gestión sostenible del aparcamiento, una mejor distribución urbana de mercancías, contar con un sistema completo de gestión y planificación de la movilidad, la mejora de la eficiencia y seguridad vial de la red viaria, así como aumentar la participación, la concienciación e información entre la ciudadanía. 

El Área y la empresa adjudicataria del contrato de elaboración de este complejo documento marco, Doymo, celebraron esta semana, en la sala de Cristal del Exconvento de Santo Domingo, un encuentro con las entidades ciudadanas para presentar las medidas del PMUS, un borrador de medidas que se han ido recopilando a través de las diferentes reuniones de trabajo con vecinas y vecinos en todos los distritos y que ahora inicia una nueva fase de desarrollo, que incluirá también la exposición y recopilación de sugerencias con los grupos políticos de la Corporación municipal y una nueva ronda de trabajo con el personal técnico de las áreas municipales, especialmente, las de Urbanismo, Tráfico y Obras, con el objetivo de presentar el documento final e iniciar el proceso de aprobación en marzo. 

El equipo redactor está trabajando desde junio en un proceso que ha incluido la recogida de información a través de estudios de aforos, inventarios de estacionamientos, entrevistas sectoriales, encuestas telefónicas, laboratorios participativos con la ciudadanía en los pueblos y barrios, y un completo diagnóstico de la realidad local, donde la colaboración de la ciudadanía de La Laguna ocupa “un papel prioritario, ya que la movilidad condiciona aspectos de la vida cotidiana y la opinión, experiencia y sugerencias de los laguneros y laguneras es esencial para que podamos hacer del PMUS una herramienta sujeta a la realidad local, eficaz, transversal y con capacidad para ordenar el municipio durante una década”. 

Así lo destaca el concejal de Movilidad Sostenible, Rubens Ascanio, quien recuerda que “estamos en un momento en el que tenemos que hacer todo lo posible para invertir la pirámide de la movilidad, porque La Laguna tiene un índice de uso del vehículo privado que, en proporción, supera a las medias de Alemania, Holanda o Dinamarca, generando un problema importante de contaminación y un riesgo para la seguridad de las personas que transitan por las calles”. 

El PMUS “tendrá, como objetivo principal, mejorar la calidad de vida de los laguneros y laguneras, y promover una movilidad más sostenible, inclusiva, segura, eficiente y compartida, que mejore el medio ambiente urbano, la salud de la ciudadanía y el uso del espacio público, y que garantice el uso racional del transporte y la seguridad vial”. 

Y todo ello, explica Ascanio, “apostando por formas de desplazamiento más sostenibles, priorizando la reducción del transporte individual en beneficio de sistemas colectivos y de otros modos no motorizados, y desarrollando aquellos que hagan compatibles crecimiento económico, cohesión social, seguridad vial y defensa del medio ambiente”. 

Más seguridad y menos contaminación  

Las líneas estratégicas del PMUS incluyen, entre sus objetivos, alcanzar una movilidad más segura, con una reducción del 50% de heridos en accidentes de tráfico; más sostenible, reduciendo en un 23% los gases de efecto invernadero; más eficiente, compartida y accesible. 

En este nuevo modelo de movilidad local se plantean, como objetivos básicos, crear itinerarios peatonales seguros y accesibles, seguir implantando nuevas zonas peatonales y de coexistencia, la eliminación de barreras físicas y arquitectónicas, el acondicionamiento de espacios y la mejora de la accesibilidad, fomentando la movilidad a pie. Se propone así una clasificación viaria que tiene como objeto concentrar el tráfico en pocas calles, apostando por las denominadas “Supermanzanas” y destinando prioritariamente al peatón y al uso residencial las vías interiores, mejorando, además, la movilidad peatonal interurbana con la creación de nuevos itinerarios y decenas de intervenciones por todo el municipio. 

Incluye una reestructuración viaria para minimizar el impacto del tráfico y reducir la velocidad en la mayoría de las vías, disminuyendo así el número de accidentes y sus consecuencias, con una nueva clasificación formada por una red metropolitana, una red arterial urbana, una red básica 50 km/h, otra secundaria de calles a 30 km/h y una red local con baja intensidad de tráfico, todo acompañado de medidas de calmado de tráfico, la creación de Zonas de Bajas Emisiones y la implantación de zonas de estacionamiento regulado con aplicación de gestión. 

Asimismo, se recogen nuevas propuestas de ordenación viaria, señalización vertical y horizontal, accesibilidad universal y uso de nuevas tecnologías para mejorar la seguridad peatonal en el resto de viarios municipales, con la incorporación de pasos de cebra luminosos, balizas inteligentes, semáforos inteligentes, etc. 

Además, en este primer borrador se plantea la elaboración de un Plan de Generación de Espacios Escolares Seguros, con proyectos detallados para cada centro, que permitan mejorar las condiciones de los entornos de los centros educativos para fomentar los desplazamientos a pie o en bicicleta del alumnado y evitar los colapsos de tráfico en horas punta. 

Bicicleta 

El Plan apuesta por potenciar el crecimiento del uso de la bicicleta como medio de desplazamiento rutinario, generando una red ciclista directa, accesible, cómoda y segura, que estará formada por carriles bici y ciclocarriles, con toda la señalización necesaria detallada y una amplia red de anclajes en 148 ubicaciones. Los objetivos incluyen garantizar la conexión con redes de transporte público, aprovechar las zonas verdes existentes para incorporar carriles y pistas bici y cubrir los accesos a equipamientos públicos, fundamentalmente, centros escolares, deportivos y sanitarios. 

Así como la implantación de un completo sistema de préstamo de bicicletas público, que el Área va a iniciar con una primera fase ya aprobada y que contará con 100 bicicletas y 20 estaciones. 

Transporte público 

Este documento de líneas generales recoge una reestructuración del transporte público, con propuestas para impulsar, promocionar y priorizar su funcionamiento estableciendo un sistema de gestión conjunto, eficaz y de calidad, que incluye el aumento de las frecuencias de la red de transporte público urbano, especialmente en la zona norte y nordeste del municipio; mejoras de los servicios de información y zonas de espera a los usuarios, con mejores marquesinas; la implantación de líneas circulares de elevada frecuencia en el Casco y de conexión de los intercambiadores, para lo que se plantea generar dos nuevos en Las Canteras y Los Rodeos, diseñados para reducir el uso del transporte privado, junto a carriles bus. 

Asimismo, desarrolla un amplio modelo de gestión sostenible del aparcamiento que fomente los de carácter residencial y mixto en zonas con déficit, fundamentalmente, en el Casco, La Cuesta y Taco, a través de sistemas subterráneos que permitan recuperar la superficie para el uso y que incorporarán nuevas funcionalidades como aparcamiento para carsharing, vehículos comerciales, muelles de carga, consignas, recarga coches eléctricos, etc. que los conviertan en centros intermodales. 

Además de más aparcamientos disuasorios en los accesos, sistemas de información y guiado hacia los estacionamientos, con sensorización y paneles informativos de las plazas disponibles en cada zona, todo acompañado de medidas de control y reducción de la ilegalidad del aparcamiento en superficie y de un plan de potenciación de la movilidad sostenible en empresas y centros de actividad.